21.- { Tomás Mojarro ~ Lucio Cabañas }

 

¿Cómo leer en bicicleta?
 

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/logocorreo.gif
¿Cómo leer en bicicleta?
viernes 26 de febrero de 2010 \ México \ Año 1 \ No.21


———–

  https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/a01.gif

< Amar a alguien es aislarle del mundo, es borrar sus huellas, desposeerle de su sombra, arrastrarle a un futuro homicida. Es girar en torno a él como un astro muerto, y absorberle en una luz negra. Todo se juega en una desorbitante exigencia de exclusividad sobre cualquier ser humano. ~ Baudrillard, Jean >

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/componentescorreo/puntos_sombra01.gif

imgPor favor, para cualquier motivo artecienciaycultura@gmail.com
Amigos de hotmail, live y msn:  por favor,  "Marcar como seguro" nuestro correo.
^
¡Anímate y envíanos material que sea de interés para otros!
Agradecemos sus comentarios y críticas, nos ayudan de mucho.
 

~


mano
¿Quiénes somos?
 

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/componentescorreo/actualzar.jpg


Cuando no veas la totalidad de imágenes
de nuestros envíos, por favor, "recarga la página":
Si navegas con Mozilla Firefox: Ver_Recargar (teclas: Ctrl+R) o
si navegas con Internet Explorer: Ver_Actualizar (tecla: F5 ).


Gracias
por visitarnos.
Seas bienvenido
  

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/cabezasline/v1.gif
 

Emmanuel Noyola

Disculparás a quien se deje

~

No siempre me queda claro qué es lo que alguien ofrece cuando ofrece una disculpa. Podría ser tan grande su poder o tan alta su autoestima y su amor propio que se siente en posición de perdonar magnánimamente, como lo haría un monarca, todas las faltas y estupideces de sus súbditos.

 

Quizá la confusión proviene de que, si busca ser disculpado, uno tiene que dar la cara, ofrecerla, y mostrarse arrepentido o avergonzado.

 

El caso de la semana es Javier Aguirre, el director técnico, mejor dicho el salvador de la Selección Nacional de Futbol, quien ofreció una disculpa por haber proferido un par de bobadas en una entrevista que concedió a un medio español. ¿Debemos sentirnos afortunados porque Aguirre perdone tan generosamente a México la ofensa de estar “jodido”?

 

Esta cosa amorfa e incontenible como una mancha voraz que llamamos lenguaje sigue, sin embargo, aunque parezca increíble, cierta lógica. Más o menos oscura, pero lógica al fin. Basándome en el Diccionario de la Academia (DRAE), pedir disculpas (sic, véase la entrada disculpa) significa “pedir indulgencia”. Por tanto, ofrecer una disculpa implicaría “ofrecer una indulgencia” e indulgencia es la “facilidad en perdonar o disimular las culpas o en conceder gracias”.

 

Es verdad que el DRAE no emplea el lenguaje más claro posible en sus definiciones, pero creo que no debería ser muy difícil entender que, cuando uno comete un error o una ofensa en agravio de otro y cuando uno advierte que el otro no lo merecía, uno desea disculparse por ser el culpable de ese agravio.

 

Entonces uno va con el otro a pedirle una disculpa, no a ofrecérsela; uno va y le dice al otro: “he venido a disculparme / te pido que me disculpes / te pido una disculpa” y no: “he venido a disculparme / te ofrezco que me disculpes / te ofrezco una disculpa”. En todo caso, quien ofrece u otorga la disculpa es el que disculpa al culpable del agravio.

 

Una disculpa se pide, pues, las disculpas se solicitan humildemente, incluso se imploran. El agraviado, dependiendo de lo grave de la falta, se halla en la posición de no disculpar, es decir, no otorgar, no ofrecer o no conceder el perdón, a menos que la disculpa sea pedida con notable sinceridad, con alguna muestra clara de arrepentimiento, como lo hizo Aguirre.

 

Así pues, don Javier, si no a nombre de todos los mexicanos –no está en mis manos–, por lo menos en el mío, lo disculpo por haber ofrecido una disculpa en lugar de haberla pedido, que era lo que muchos mexicanos estaban esperando. Y lo disculpo porque sé que se halla ocupado en asuntos más importantes, tales como salvar a la Selección Mexicana de Futbol del ridículo habitual.

 

Le ruego que me disculpe.

http://www.letraslibres.com/blog/blogs/index.php?title=
disculparas_a_quien_se_deje&more=1&c=1&tb=1&pb=1&blog=5

 
https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/cabezas/azul3.gif
 

 


Lucio Cabañas
por Tomás Mojarro


~

 

Frente a la guerrilla urbana el régimen desarrolla un aparato policíaco basado en Inteligencia Militar que funciona con los métodos usuales de la contraguerrilla urbana: tortura en cárceles clandestinas, desapariciones y muertes “aleccionadoras”: los cuerpos de guerrilleros aparecen terriblemente torturados. (ORPC, 1968-1985.)

 

Eso, mis valedores, apenas ayer. Pero hoy mismo, ¿así que el máximo violador de los derechos humanos resulta ser nada menos que el ejército mexicano? Aquí el final de cierto relato literario: el grupo guerrillero es emboscado por los soldados en un zanjón de la sierra. Al intercambio de disparos fueron cayendo dos, tres, hasta una veintena de guerrilleros. Ahora a caballo y atados con reatas los dos únicos sobrevivientes son conducidos hasta el cuartel, donde les esperan sesiones de tortura demencial. Fumando y con sombrío sentido del humor, el sargento:

 

– Suertudos, denle gracias a Dios. Sus compañeros quedaron allá atrás, en la barranca, todos despanzurrados, y ustedes viven todavía.

 

– Sí, contesta uno de los cautivos. Esto significa que a nosotros Dios nos quiere.

 

El otro, al pensamiento de lo que les aguarda en la celda del cuartel:

 

– O es a nosotros dos a quienes Dios no nos quiere, asegún…

 

“Te vendan los ojos. Toques de picana. Prueban los límites de tu resistencia teniéndote días sin dormir, y el pozo, golpearte hasta dejarte sin aire para de inmediato sumergirte la cabeza en agua y provocar el ahogamiento. Te cuelgan de helicópteros, pero no te dejan morir. Para ti lo mejor: que te maten. En la tortura te matan muchas veces”.

 

¿El provecho que el guerrillero, equivocado magnífico, reporta a las masas populares? Júzguenlo ustedes. ¿El destino que le aguarda? Terminar como Lucio Cabañas, profesor rural muerto en un enfrentamiento con fuerzas del ejército, que le dieron muerte el 2 de diciembre de 1974. Del guerrillero, lástima, sólo quedan la leyenda popular de una enorme valentía personal, una estatua de bronce y el rito de las honras fúnebres.

 

Así es: en Atoyac de Álvarez y a las cinco y media de la tarde de diciembre del 2002 nostálgicos fieles del insurgente inhumaron sus restos y los fueron a depositar en el punto en que se alzaba el tamarindo a cuya sombra el combatiente se manifestaba contra el gobierno. Y no más, que tal es el destino de los guerrilleros, ellos que en su impaciencia porque cambien las condiciones calamitosas del país toman un arma y se remontan a la sierra, donde habrán de enfrentarse a un Poder que los rebasa hasta la ignominia y que mañana los va a bajar en una bolsa de plástico, si no es que los arrojen en un hoyo de la tierra bruta, y del generoso insensato nadie conocerá el rastro.

 

Pero los matanceros de ayer serán las reses de mañana, y el tiempo coloca a los hombres en su lugar. Treinta años después de asesinado Lucio Cabañas, dos de los generales que lo persiguieron, Arturo Acosta Chaparro y Humberto Quiroz Hermosillo, fueron encarcelados por delitos de narcotráfico. Apenas ayer, los militares descalificaron a Lucio Cabañas motejándolo de bandolero, delincuente y criminal. Hoy, el maestro y luchador civil se mira de frente, en bronce, con el bronce del prócer Juan Álvarez. A treinta años de su muerte a manos de las fuerzas federales, en Atoyac de Álvarez fue recordado con una estatua de bronce, una velada cultural y una marcha cívica. Y la paz.

 

Rubén Jaramillo, Genaro Vázquez, los hermanos Gámiz, Liga 23 de Septiembre, Lucio Cabañas. (A su memoria)

http://elvaledor.com.mx/index.php/2009/12/14/lucio-cabanas/

 

 
https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/cabezas/ladrillo1.gif
 

CELEBRACIÓN DE LOS 80 AÑOS DEL MAESTRO SAÚL IBARGOYEN

img

El 26 de marzo de 2010, el poeta y poeta uruguayo-mexicano Saúl ibargoyen (Uruguay, 1930) cumple 80 prolíficos años que saludamos con la redición del prólogo de la antología El poeta y yo / Antología 1956-2000 (Ediciones Eón, México, 2003). Ibargoyen asistirá este año al Coloquio Literario Internacional que organizará la Escuela de Cineastas del Uruguay, con la participación de relevantes invitados de distintos países como Maryse Renaud (Francia), Jorge Boccanera (Argentina) y Ludmila Ilieva (Bulgaria).

 

LA POESÍA DE SAÚL IBARGOYEN: SICUT UMBRA DEI

por Hugo Giovanetti Viola

~


Este trabajo está dedicado a Mariluz Suárez:
ánima sabia y ría de saciedad para el pobre de espíritu.

En el artista y en el profeta la vida no disminuye, sino que aumenta. Son los guías que conducen al Paraíso perdido, que sólo se torna Paraíso al volver a ser hallado. Ya no es a la antigua sorda unidad de la vida a lo que aspira y conduce el artista, es a la sentida reintegración, no a la unidad vacía, sino a la llena, no a la unidad de la indiferencia, sino a la de la diferencia… ( ) Toda vida es destrucción del equilibrio y afán de volver al equilibrio. La religión y el arte nos ofrecen la posibilidad de ese retorno.
Karl Joël

Saúl Ibargoyen pertenece a la estirpe de los poetas verdaderos, una especie mucho menos abundante que lo que el número de libros de poesía en circulación y la crítica de ciertos críticos permitirían suponer. Es un poeta original y, en consecuencia, suele padecer el embate del silencio que le dedican quienes están afiliados a lo novedoso y no atienden a lo sustancial.

Con esta contundente precisión lo definía Juan Gelman en 1993 (1). Y la antología que comenzamos a prologar se propone ofrecer una muestra esencial de ese poeta.

Única patria

Trataremos de demostrar que este hombre infatigablemente peregrino ha vivido, construyendo, al igual que Gilgamesh, una única patria-ropaje-friso verbal trascendente para que la habitemos todos y nos iluminemos con esa incanjeable brizna de eternidad.

Hay dos elementos identitarios claves que, desde 1953 (fecha de aparición de su primer libro) hasta el 2000, podemos rastrear invariablemente en su poesía.

1) La versificación, encabalgada entre los metros latinos clásicos y la soltura total del siglo XX, lo encepa, como sucede con Lorca o Vallejo, en una trágica encrucijada de desligamiento-religamiento propia de la modernidad esperanzada que se resiste, junto con el romanticismo y el modernismo, a festejar el absurdo.

Jorge Boccanera señala, con milimétrica precisión, que la poesía ibargoyiana transcurre sobre una fonética accidentada, una contracadencia donde predominan versos largos pero de hemistiquios marcados. Eso da una apariencia de “lenguaje escueto, cortado”. Y luego: abundando sobre los metros digamos que el autor pocas veces utiliza el endecasílabo, y sí se apoya en el tridecasílabo compuesto, y el alejandrino. Ibargoyen recurre, además, al pentadecasílabo compuesto, lo que da un hemistiquio de ocho sílabas que rompe la cadencia por su musicalidad ajena al resto y perfectamente delineada (subrayamos nosotros) (2).

Enrique Estrázulas, por su parte, ha anotado al respecto: Hay una particularidad en los poemas de Saúl Ibargoyen que consiste en una forma de la composición formal y sin embargo asimétrica, lo que da la pauta del oído de quien escribe para producir antirritmos que tienen, a su vez, una fuerte musicalidad (subrayamos nosotros)(3).

2) La nitidez de tonalidad vocal que irradia la contrastación despegada y abierta de las palabras lo emparenta con el primer tramo del Siglo de Oro español (el italianizado, el apolíneo, el verdaderamente áureo) y, dentro del modernismo, con la satinación de Herrera y Reissig y Martí. La vinculación con la rugosidad del barroco iberoamericano se produce, por el contrario, en la narrativa ibargoyiana, aunque en los dos casos se imponga el vértigo proliferación-tensión (que operaría en este caso como analogía estética de temor y temblor).

Señala con justeza Eduardo Milán que la poesía de Ibargoyen, aunque en general ríspida, agresiva y aun escatológica, es siempre afectiva (subrayamos nosotros) (4), y es esa indoblegable tonalidad áurea lo que la enigmatiza.

Donde es decisiva la belleza, plantea tramposamente Kierkegaard, produce una síntesis de la que el espíritu queda excluido. Este es el secreto de todo el helenismo. Por eso flotan sobre la belleza griega la seguridad, la serena solemnidad; pero, precisamente por lo mismo, también la angustia, que el griego no advertía, aunque su belleza plástica temblaba por obra de ella. Por quedar excluido el espíritu, no conoce la belleza griega el dolor; pero justo por ello es también profunda, insondablemente dolorosa. Por eso no es la sensibilidad pecaminosa, pero sí un enigma no descifrado, que angustia; por eso va acompañada de la ingenuidad de una nada inescrutable, la de la angustia (5).

Y no es que el clasicismo griego o el primer Ibargoyen (un discípulo socrático confeso) carezcan de una matriz espiritual dolorosa o naveguen con una solemne y serena seguridad entre los desastres del mundo. Pensamos que lo que Kierkegaard quiere decir es que donde no hay diálogo con la trascendencia personificada nunca habrá comunión en una nueva dimensión del ser, lo que excluye la visibilidad de la unión vertical. O de otro modo: la certeza de que lo humano y lo divino (en el sentido de imago Dei) comparten un devenir energético en construcción. La noticia de otro reino que Gilgamesh e Ibargoyen tuvieron que escarbar con los mismísimos colmillos. Pero vamos por partes.

Primera utopía

Ibargoyen, nacido en 1930, pertenece a una generación (la del ‘55) que no operó elaborando pautas culturales colectivamente y trató de afirmarse al margen de la hegemonizante generación del ‘45, implantadora de un enfoque global donde la especificidad del discurso estético es muy a menudo mordida o devorada por la obsesión sociologista. Se trataba de un impulso arraigado en el batllismo o en el marxismo, cotos de la modernidad donde las llamadas ciencias humanas de sello decimonónico terminaban en general por desligar al símbolo, privándolo de ese calado o anclaje verdaderamente universal que deviene de la equilibradísima triangulación entre lo científico fisicalista, lo ético y lo estético (6). Y esa es la base del drama epistemológico que ha terminado por resecar la cultura uruguaya a partir del medio siglo: cuando había mayor necesidad que nunca de filosofar religadamente (opción del fundador José Artigas, un revolucionario criollo liberal y cristiano que, al igual que los norteamericanos, se obstinó en elaborar un proyecto identitario propio sin tabúes o podas espirituales) se depositó en lo científico-humano (ese híbrido de doble filo que sacrifica siempre la importancia del tercer costado simbólico) la expectativa curativa a nivel geopolítico pero no liberadora a nivel metafísico (reino interior).

Ibargoyen no adhiere a esa postura pero encuentra su Enkidu en la utopía mesiánica sesentista que impregna y sacude a Latinoamérica a partir de la revolución cubana. El individualismo narcisista (y en este caso también contestatario pero sombrío) del héroe-poeta es derrotado por ese viento fantasmal del mundo que ahora lo hace sentirse capaz de purificar la corrupta Patria Oficial que lo encadena tanto como su propia mater dolorosa, a quien llama Yocasta. Pero además el renovado Gilgamesh-Enkidu se propone redimir la opacidad de una estirpe paterna que ha pasado sicut umbra sobre la tierra: Mas yo puedo únicamente/ apartar los viejos días:/ no entienden las señales que por ellos grité./ No me voy de sus voces/ no arrojo sal ni ceniza en mi heredad: yo puedo únicamente ingresar/ a un nuevo día/ y abrir con los ojos de mi tiempo/ los vientos oscuros del mar.

Desde una óptica jungiana, podríamos decir que este nuevo Gilgamesh siente haber encontrado en Enkidu un equivalente simbólico del terrible terreno materno-patrio. Por algo el otro tú mismo de la epopeya está contemplado desde un primer momento como una novia: porque recambia la femineidad interior del héroe juvenil y se constituye en un ánima que supuestamente lo conecta con su ser más profundo, su sí mismo individual y colectivo y cósmico a la vez, prefigurando el tan soñado Hombre Nuevo. Pero el máximo agonista de Goethe (paradigmático cabalgador fronterizo entre dos opciones filosóficas) supo que es terriblemente difícil abandonar en cuerpo y alma el Reino de las Madres.

Instaurado el fascismo criollo en el Uruguay, Ibargoyen padece prisión y tortura y es obligado a exiliarse en México, donde su poesía se adensa decisivamente pero a la vez se escinde: mientras la libido-Gilgamesh trabaja verticalizando el proyecto liberador (siempre con transfusiones de afectividad áurea más que con decantación conceptual) la contracorriente del ahora transfigurado Enkidu busca la saciedad en el reino sensual y se desencadena una especie de casi ceguera incestuosa en el poeta que amasa Historia de sombras, Erótica y, por sobre todo, el crucial Epigramas a Valeria.

El desexilio en el baldío-selva de la tierra materna, a partir de 1983, y la derrota mundial del socialismo harán que Ibargoyen-Gilgamesh reconozca la muerte inapelable de su segundo corazón y grabe sobre la piedra Basura y más poemas, un libro que Juan Gelman calificó de milagroso. Aquí, en Té con bizcochos, uno de los relatos líricos más tremendos que se puedan leer desde siempre, Yocasta es amortajada con una piedad digna de la mitológica Casa del Polvo: Porque el amor se parece demasiado/ a los trazos finales del hombre/ que levanta sí/ sus livianos cabellos/ sus lentes de luz reconstruida/ y junta más ojos/ en sus ojos/ ahí la mujer/ así la mira:/ cada vez más igual/ al escondido esqueleto de su padre.

Segunda utopía

Hora de un segundo exilio (esta vez voluntario y solitario) para el poeta que ya no se conforma con menos de un reino interior trascendente (lo que define la infusión cósmica de la pobreza de espíritu). Y ahora Shamash advierte: Gilgamesh: ¿por qué vagas constantemente?/ La vida que buscas aquí y allá no la encontrarás nunca.

Pero el guerrero recibe esta contestación-espadazo: Desde que vago por los campos, como el pájaro dalu/ sobre la tierra/ ¿se han hecho las estrellas menos brillantes?/ ¿Descansará mi cabeza en el corazón de la tierra/ para dormir a través de todos los tiempos?/ ¡Deja que mis ojos contemplen el Sol!/ ¡Deja que me sacie de claridad!/ Lejos están las tinieblas cuando la luz resplandece./ ¡Puedan los muertos ver el brillo fulgurante del Sol! (7).

Muerto Enkidu, nace la terribilitá agigantada (aunque siempre apolínea) del David de Miguel Ángel dispuesto a defender a cualquier precio la sacratísima humanidad. Y no es casual que La última bandera, libro unitario escrito y publicado en México después de la Guerra del Golfo, esté dedicado a Gilgamesh y su antiguo pueblo y los hijos de todos los pueblos que son la arena y la sangre del país de los dos ríos, y lleve a la vez un acápite de Santa Teresa de Jesús: Todos los que militáis/ debajo desta bandera/ ya no durmáis, ya no durmáis,/ pues que no hay paz en la tierra.

Pero además aquí Ibargoyen, ya irreversiblemente religado, jadea su primera plegaria digna del Gilgamesh-Ut-napishtim, el que buceó en el horror hasta rescatar a puro diente la casi inaccesible hierba de la inmortalidad: Hermano dios aquí no bautizado:/ hermana diosa que duermes/ junto a él/ para que el orden de los astros/ no se altere: Santa Cecilia que estás/ en las plazas y los jardines/ de esta ciudad que desborda/ sus marcas y sus términos./ Daremos testimonio por nuestros ojos/ si alguien duda/ del sucio olor derramado por la guerra/ si alguien cree/ que las canciones han muerto/ o sólo son cánticos tristes/ si alguien lanza voces/ para que vengan las lloronas/ a preguntar a dónde fueron/ llevados los hijos/ de los esclavos los escribas/ y los príncipes./ Daremos fe porque hemos puesto/ el verbo y la persona/ en este pleito.

Se nos acabó el puro helenismo, tentadora madre Isthar. Y la mordida final de tu serpiente no nos podrá robar la certeza de haber besado el sabor de la hierba que no perecerá ni la magia vestal del ropaje del fantoche transfigurado hasta resplandecer con la gracia de la homoousía de todos.

El mito del héroe, resume Jung, es, pues, un drama inconsciente que sólo aparece proyectado en forma comparable a la serie de acontecimientos en la metáfora platónica de la caverna. El héroe aparece en él como un ser que posee algo más que mera humanidad. De antemano se lo presenta como un dios insinuado. Como psicológicamente es un arquetipo del sí-mismo, con su divinidad se expresa que el sí-mismo es numinoso, es decir, casi un dios o partícipe de la naturaleza divina. En esos mitologemas podría encontrarse el motivo de la disputa sobre la homoousía. (…) La decisión a favor de la homoousía poseía significación psicológica. Con ella se estableció que Cristo era de esencia igual a la de dios. Pero Cristo, psicológicamente y desde el punto de vista de la historia comparada de las religiones, es un tipo del sí-mismo. Psicológicamente, el sí-mismo es una imago Dei y no puede distinguirse de ella empíricamente. De ahí que resulte una igualdad de esencia entre ambas representaciones. El héroe es el actor de la transformación de dios en hombre: corresponde a lo que yo he denominado “personalidad mana” (8).

Por otra parte, cuando Ibargoyen nos sugirió que tituláramos a esta muestra El poeta y yo no hizo más que confirmar el carácter de la dicotomía (ya no escindida sino dialéctica y complementaria) de todo su periplo: el poeta que ha terminado por coser sus entretelas a la bandera general del mundo (acaso no la última sino la única) y es más que su propio yo.

Desde la antiquísima Mesopotamia y Atenas y Jerusalén y Montevideo y México City, entonces, hemos querido extender esta alfombra roja para el paso de la primera antología esencial de Saúl Ibargoyen y lo fechamos el día de su 71 cumpleaños. Salud, maestro y hermano. Y que sigan ladrando los perros del oro.

Montevideo, 26 de marzo de 2001

_________________________________
NOTAS

( 1 ) Juan Gelman: prólogo de El poeta y la niña (Univ. Autónoma de Cd. Juárez, México, 1993).
( 2 ) Jorge Boccanera: Ibargoyen y la amarga enemiga (Diario Excelsior, México, 1983).
( 3 ) Enrique Estrázulas: Oficio y enjundia (Diario El Día, Uruguay, 1982).
( 4 ) Eduardo Milán: Poesía de la contaminación urbana (Semanario Brecha, Uruguay, 1998).
( 5 ) Sören Kierkegaard: El concepto de la angustia (Edit. Espasa Calpe, Madrid, 1979).
( 6 ) Ver Mijail M. Bajtin: Problemas literarios y estéticos (Edit. Arte y Literatura, Cuba, 1986).
( 7 ) El cantar de Gilgamesh (Sha Naqba Imura), traducción de Hyalmar Blixen (Edic. de la Universidad de la República, Montevideo, 1980).
( 8 ) C. G. Jung: Transformaciones y simbolismos de la libido (Edit. Paidós, Buenos Aires, 1952).

 

http://elmontevideanolaboratoriodeartes.blogspot.com/2010/02/la-poesia-de-saul-ibargoyen-sicut-umbra.html

 

 


https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/modulos/modulo11.gif
 

Antes y después de 1968

Carlos Montemayor

~

 

Desde un primer momento, varios sectores del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) afirmaron reiteradamente que el movimiento estudiantil de 1968 fue fomentado, sostenido y armado por agentes comunistas de la Unión Soviética y de Cuba. Es difícil saber en qué medida inf luyó esta versión gubernamental en una ulterior concepción del movimiento estudiantil del 68 como matriz de las organizaciones guerrilleras urbanas que aparecieron a lo largo de la década siguiente. Es difícil saberlo porque la incorporación de estudiantes universitarios a la guerrilla posterior no fue un proceso automático derivado de la dinámica propia de ese movimiento, que aglutinó a nutridos contingentes de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de la Universidad de Chapingo. Una gran parte de los estudiantes que se incorporaron a la guerrilla provinieron de dinámicas diferentes, de una amplia gama de otros procesos políticos y universitarios de Michoacán, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León y Sinaloa, sin conexión orgánica con el movimiento del 68.

 

La guerrilla rural y la guerrilla urbana surgieron de procesos en ocasiones tan aparentemente disímiles como la radicalización de las juventudes comunistas ante las viejas estructuras del Partido Comunista Mexicano (PCM) y del Partido Popular Socialista (PPS) o de la radicalización política de cuadros religiosos. En este sentido, la Liga Comunista 23 de Septiembre es un buen ejemplo del complejo cruce de caminos y de la amplia gama de procesos políticos que desembocaron en la guerrilla mexicana. Raúl Ramos Zavala, su fundador ideológico inicial, provenía de la juventud comunista de Nuevo León; Ignacio Salas Obregón, su primer dirigente reconocido, originario de Aguascalientes, se había formado en la Compañía de Jesús. El nombre de la Liga, por otro lado, no aludió a un movimiento estudiantil, sino al comunismo y a la guerrilla rural de la sierra de Chihuahua encabezada por Arturo Gámiz, Pablo Gómez y Salomón Gaytán; el título de su propio órgano de difusión, Madera, recalcó la referencia a la guerrilla rural chihuahuense, por el enclave de la sierra donde el Grupo Popular Guerrillero intentó tomar por asalto el cuartel militar, proceso que he descrito ampliamente en mi novela
Las armas del alba

 

El contexto político del movimiento del 68, la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco y, quizás de manera determinante, la masacre del Jueves de Corpus de 1971, constituyeron el referente nítido para muchas organizaciones obreras, campesinas y estudiantiles de que la lucha no podía ser pacífica. El Estado se había mostrado refractario por entero a la inconformidad social; con ambas masacres había hecho saber a todos el destino real de las luchas populares: resignarse a la represión y a la masacre, o intentar el recurso de la vía armada. Pero a pesar del vasto contexto político del movimiento estudiantil de 1968, no podemos reducirlo a la explicación causal de la guerrilla posterior; en la urdimbre de la guerrilla se encuentran hilos que provienen de condiciones anteriores y de contextos diferentes (…)

 

Fragmento del primer ensayo incluido en el nuevo libro del escritor y colaborador de La Jornada, que el próximo martes comenzará a circular con el sello Debate

http://xurl.es/ntu11

 

c

alor
asd 

 

LOS DOS ALÍ CHUMACERO

Marco Antonio Campos

 

~

 A Paul  Valéry, igual que a Borges y a Pound, le parecía que el gozo de un poema, de cualquier poema, era del todo independiente del hombre que lo escribió. Pero en todo hay excepciones, y el poeta y ensayista francés las encontró en los casos extraordinarios de Villon y Verlaine. A Valéry le asombraba, tal vez le maravillaba, que poetas de vida criminal y crapulosa, tuvieran en muchos de sus versos instantes de una delicadeza y de una dulzura conmovedoras. Eran poetas, que para disfrutar mejor de su obra, se necesitaba conocer algo de su época y de su vida, o al menos, ése es el recado que deja Valéry en el bello ensayo que escribió sobre ellos.


 
Si esta idea la extendemos hacia la tradición mexicana, podríamos decir que hay poetas de los que supimos lo suficiente, como Othón, López Velarde, Pellicer y Sabines, para decir que sus libros son una extensión, o si se quiere, una cifra de sus vidas, como si hubieran buscado dejar con su obra, para decirlo con Ungaretti, “una bella biografía”, o para decirlo con Quasimodo, “la vida de un hombre”. Sin embargo hay casos de admirables obras, como las de Ponce, Gorostiza y Cuesta, en que la poesía nos deja saber apenas de la vida del hombre que la escribió, o como en el caso de Chumacero, que la obra parece ser lo contrario de su personalidad. Los poemas de Chumacero, escritos en la soledad sombría y a la hora de la pesadumbre, poco o nada tienen que ver con el hombre zumbón y afable, o para resumir cordialmente, con uno de los hombres que yo conocí que menos se tomaron en serio pero que pidió también, sin ser muy oído, que los otros no se tomaran en serio. Su obra me hace recordar los cuadros del Caravaggio: entre numerosas sombras  se hallan prodigiosos puntos de luz. Entre escaleras como espirales y cuartos como celdas oscuras entran repentinamente a las páginas ráfagas de aire y líneas de una mañana de sol. Para el hombre señalado con ceniza, para el marcado por la caída adánica, para el yo pecador que añorará después de muerto la tempestad, es posible encontrar el amor entre ruinas y la belleza perdurable en la hora de la hora de la mirada verde de una mujer.


 
En la vida diaria Chumacero se pareció más a las proposiciones de deleite que hallamos en los versos de Alceo, de Guillaume de Poitiers o de Khéyyam, que dejó como legado el aire fúnebre de sus propios versos. Epicúreamente Alí amó el sabor del vino, la tersura del cuerpo de las mujeres, el orbe de la danza, las noches alegres que entran en la madrugada, la amistad compartida y el epigrama continuo en la conversación que entra como un estilete de luz sombría en el corazón y el alma. A los 84 años Alí mantiene la fidelidad lúdica de los años de adolescencia. Desde entonces no se ha cansado de reírse del mundo y reírse de sí mismo, huyendo siempre de la tristeza que nos ahoga y de la angustia que roe y mina. Si en algún momento, si en un mañana remoto, no se supiera un solo dato de su vida, si sólo quedara su admirable obra, si alguien se maravillara con poemas perfectos como “Responso del peregrino”, “Monólogo del viudo”, “Vacaciones del soltero”, “Salón de baile” o “Losa del desconocido”, nadie sabría ni imaginaría que quien escribió eso fue un hombre que amó con lealtad pero sin fe religiosa el anverso y el reverso de la moneda que cifra este mundo y a quien le hubiera gustado mirar la tempestad por los siglos de los siglos. Cómo el personaje faulkneriano de Las palmeras salvajes, Alí podría haber dicho en el ayer del hoy que es mañana: “Entre la pena y la nada, elijo la pena”.

 

—–

El orbe de la danza
Alí Chumacero

 

~

Mueve los aires, torna en fuego
su propia mansedumbre: el frío
va al asombro y el resplandor
a música es llevado. Nadie
respira, nadie piensa y sólo
el ondear de las miradas
luce como una cabellera.
En la sala solloza el mármol
su orden recobrado, gime
el río de ceniza y cubre
rostros y trajes y humedad.
Cuerpo de acontecer o cima
en movimiento, su epitafio
impera en la penumbra y deja
desplomes, olas que no turban.
Muertas de oprobio, en el espacio
dormitan las familias, tristes
como el tahúr aprisionado,
y añora la mujer adúltera
la caridad de ajena sábana.
Bajo la luz, la bailarina
sueña con desaparecer.

 


 

https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/1cine.gif

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/2folder.gif

img 


 
¿Qué debe cambiar en el CCH?

Prof. Jesús Pacheco Martínez

~

 

La Escuela Nacional Colegio de Ciencias y Humanidades, es la Institución, que dentro y fuera de la Universidad Nacional Autónoma de México, atiende a la mayor cantidad de estudiantes. Cuenta con una infraestructura óptima, así como con recursos humanos que otras instituciones que no pertenecen a la Universidad, se ven carentes de ellos. Sin embargo padece de una serie de limitaciones que es necesario concientizar y superar.

 

En primer lugar, su forma de elegir a las autoridades directivas, resulta por demás obsoleta. La consulta y la recolección de firmas, es una práctica viciada, que no refleja para nada una consulta democrática, crítica y reflexiva. La norma no escrita, de que quien ha sido director durante cuatro años, repite otro período, impide una participación real de aspirantes o de propuestas de candidatos menos formales, por lo que estos procesos, salvo  excepciones propician, competencias simuladas.

 

La dirección general y por consecuencia las direcciones locales, no han sido plurales en su integración o esta pluralidad, ha sido limitada, por lo tanto, esta práctica es necesario modificarla. La dirección general necesita integrarse con personal académico de los cinco planteles y no de un sólo plantel o de un determinado grupo, sino con elementos de las diferentes tendencias que haya en el Colegio. Los órganos de gobierno y de consulta, como son el Consejo Técnico y los Consejos Internos, deben ser electos en forma más libre por los sectores de la comunidad, eliminando el control del voto sugerido o la coacción que se ejerce desde las instancias de dirección. De igual forma debe aplicarse este criterio para la elección de las diferentes comisiones académicas y colegiadas del CCH.

 

Necesitamos invertir paulatinamente el hecho de que el 76 % de la docencia se desarrolle por personal de asignatura y particularmente por académicos interinos y que sólo un 24 % de la docencia se realice por personal de carrera, generándose y reproduciéndose una inequidad en el trabajo docente y en los ingresos. El reconocimiento que se hace en la Propuesta de Plan de Trabajo 2010 – 14, por el Maestro Rito Terán Olguín es aceptable pero limitada. Pues no se señala ninguna medida viable que pueda enmendar esta condición del personal de asignatura.

 

En efecto se dice: “(…)
sigue prevaleciendo la atención de los grupos por un 75% de profesores de asignatura. Lo anterior es un reto para el Colegio y para la UNAM en su conjunto. (En los trabajos del Claustro Académico se ha reconocido que dadas las características de nuestro ciclo educativo y el rango de edades de sus estudiantes, quienes deberían atender de manera  principal su docencia, serían los profesores de medio tiempo y tiempo completo). Por otro lado, las distancias salariales entre los profesores de asignatura y los de carrera se profundizan cada vez más, orillando a los primeros a complementar con un segundo y hasta un tercer trabajo sus ingresos, para alcanzar condiciones una vida digna”.

 

Lo que se ha planteado en el Claustro Académico sigue enclaustrado.

 

Qué bueno sería que los grupos de las materias de Historia y de Filosofía, así como algunas otras materias del Área de Talleres, se redujeran, al igual que sucede con Matemáticas e Inglés y se completara el equipamiento de las aulas para obtener resultados académicos de mayor calidad. Un profesor (a) de asignatura y más aun si es interino, atendiendo 7 u 8 grupos, es decir, 350 alumnos promedio y distribuidas esas horas en los dos turnos, uno se pregunta: ¿le quedará tiempo para prepararse, para concurrir a una maestría o simplemente para producir material didáctico para sus estudiantes, para leer el periódico, para cuestionar su práctica docente o enterarse de por dónde marcha el Colegio?

 

La renovación de la planta docente, que como se dice se está concretando, pues “…actualmente el 44.38% de los profesores tiene una antigüedad en el Colegio que va de 0 a 10 años”, debe ser un punto central de atención para la institución, en tanto que la gran mayoría son de asignatura e interinos y sin bloques de horarios concentrados. ¿Se quedarán –como Penélope- 20 o 30 años tejiendo la esperanza de una plaza de carrera de medio tiempo o de tiempo completo?

 

“La introducción de recursos tecnológicos de la información y de la comunicación”,
no han propiciado de manera genérica “un aprendizaje dinámico y estimulante, reflexivo sobre su contexto, en el marco del perfil de egreso al que se aspira en el proyecto educativo del Colegio”. En el aquí y en el ahora tenemos estudiantes cada vez más, acríticos e irreflexivos, con un escaso índice de lectura de libros; el libro se consulta para salir del paso de una tarea, la mayor parte de la información se baja de internet, pero no se procesa en y por la conciencia, pero este fenómeno también refleja a profesores y profesoras del Colegio, en quienes la crítica y la reflexión y sobre todo, hacerla pública, brilla por su ausencia, a diferencia de otros momentos del pasado, en la vida de nuestra Institución. Esto, lo tenemos que modificar, porque no va acorde con el espíritu de nuestro Colegio y de la Universidad.

 

No se ha fortalecido “…la integración de la comunidad, con sus diferencias y diversidad”, ha prevalecido consciente o inconscientemente una política de exclusión y no de inclusión y en ciertos casos extremos, de no escuchar y atender los reclamos de algunos sectores de la comunidad.“Las circunstancias actuales, tanto las externas al Colegio, como las internas, hacen necesaria y practicable una revisión curricular para elevar la calidad de la educación que ofrece nuestra institución, y realizarla mediante la participación colegiada de la comunidad, en el marco de la normatividad vigente”. La pregunta es,  ¿qué procedimiento institucional, organizado por el Consejo Técnico necesariamente, se va a seguir o a desarrollar, para que de manera concreta y efectiva se pueda realizar dicha revisión?

 

“Conjuntar esfuerzos para lograr una normalidad educativa en los cinco planteles y en ambos turnos, con profesores dando clases en todas las sesiones, en espacios escolares limpios y bien equipados, debe convertirse en trabajo ordinario y no de excepción, para el cual habrá que reforzar las medidas ya emprendidas y alentar otras nuevas”.

 

Podemos afirmar, que hay “normalidad educativa” en los cinco planteles, con profesores y profesoras cumpliendo con su deber, salvo las excepciones que conocemos en cada plantel; sin embargo, los problemas de la deserción escolar, de la no acreditación por inasistencia de alumnos a las clases, aunado a la reprobación, hacen más compleja la problemática y el rezago escolar; la situación extrema es, que un sector considerable de estudiantes inscritos, concurren a los planteles, pero no asisten a sus cursos normales y luego buscan la acreditación, por la vía de los programas remediales, en el mejor de los casos. Esta situación, es urgente revisarla en el contexto de un plan de trabajo.

 

En la Propuesta del Plan de Trabajo, el Maestro Rito Terán reconoce que “…la asistencia de profesores a todas sus clases y clases completas alcanza el 90 % permanente, como resultado del aumento del compromiso ético personal”. Y en esa actitud de responsabilidad moral y ética hacia el trabajo docente, no influye el mecanismo de control administrativo de la asistencia a clases, como se quiere ver en el Plantel Sur, pues en los demás planteles, hay procedimientos más laxos para el registro de asistencia y para la supervisión, cuestiones que hemos exigido se apliquen en el Plantel Sur.

Qué bien que se reconozcan las fallas de una parte de la administración del Colegio. Se dice en la Propuesta: “Alcanzar una profesionalización destacada del cuerpo directivo (…) Es indispensable que los encargados de conducir los planteles, dispongan de una serie de competencias para organizar y cumplir eficazmente las políticas y programas académicos. Que demuestren un conocimiento a fondo de nuestro modelo educativo y de los mecanismos para concretarlo en el quehacer educativo de profesores y alumnos.

 

Sin embargo, se reconoce la impreparación de buena parte de estos funcionarios que dificultan la buena marcha de los planteles, y que se constituye en todo un desafío para emprender acciones de magnitud curricular hasta de instrumentar proyectos locales”.

 

Yo más bien diría que lo que falta es diálogo, trabajo en equipo, consultas a la comunidad -particularmente de académicos y administrativos- involucrar en algunas directrices a estos sectores, a los Consejos Internos, a las Academias, a los sindicatos, sin temor a la crítica y desarrollando la autocrítica como una manera de ser de quién tiene delegada una función de servicio comunitario. 

 

Como parte de la profesionalización de la docencia, se requiere de un programa de titulación para los profesores y profesoras que no lo han hecho por distintas razones; pero tiene que ser impulsado institucionalmente desde la Dirección General, buscando los recursos apropiados para ello. Necesitamos lograr “(…) aprendizajes de calidad como rasgo del desempeño  escolar de nuestros alumnos (…) contar con profesores responsables y comprometidos con su oficio y con la enseñanza de asignaturas que respondan a un modelo educativo que las contextúa”, para obtener un egreso de calidad, sin poner el acento en la cantidad, es decir, sin invertir los términos de una relación que se corresponde de manera natural, no forzada.


ver ojo

 

https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/cabezasline/04.gif
  https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/feria.jpg   Photobucket

 
    https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/leerenbici/2calderonren.jpg  
https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/cabezas/azul2.gif
 

 

  https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/lineasabrosa.gif 
https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/4sme.gif

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/lineasabrosa.gif

  ~

 
  https://i0.wp.com/1.bp.blogspot.com/_0XOCV0DU688/S3b8K6SdNBI/AAAAAAAABN0/qzLxXvqbpj0/s1600/2.JPG

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/3logo_sme.jpg
 

sme1914@gmail.com
http://www.sme1914.org/

http://www.alianzademocratica.com/

http://oraleinformativo.blogspot.com/


https://twitter.com/LaFuerzaDelSME



http://lucha-revoluciona.blogspot.com

http://www.gritodelpueblo.blogspot.com/

 

https://i2.wp.com/farm3.static.flickr.com/2761/4129207186_cd54ac89a7_o.jpg

http://www.radiosme.org.mx/

 
 

~

Martín Esparza, líder del Sindicato Mexicano de Electricistas, anunció que los trabajadores de la extinta Luz y Fuerza del Centro intentarán retomar sus fuentes de empleo en todas las instalaciones el próximo 16 de marzo y adelantó que hoy anunciará su emplazamiento a huelga.

 

Durante el mitin realizado en el Zócalo capitalino, luego de la marcha a la que convocó la Alianza Mexicana de Organizaciones Sociales que agrupa a transportistas, taxistas, ambulantes, vagoneros del Metro y trabajadores no sindicalizados para protestar contra políticas del gobierno capitalino y del Estado de México, Esparza aprovechó para anunciar la reactivación de las movilizaciones del SME.

 

El dirigente electricista anunció que al mediodía del 16 de marzo, los trabajadores de LFC “vamos a recuperar nuestra fuente de empleo, mañana de manera formal el SME va a emplazar a huelga”, anunció.

 

Durante el mitin al que Esparza asistió como invitado, fueron criticados lo mismo el perredista Marcelo Ebrard que el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto, se anunció un paro de transportistas el próximo 16 de marzo, mismo día que el SME intentará retomar las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro.

26 de febrero de 2010

   

 
https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/img_01/3abajo_rotulo.gif

https://i0.wp.com/www.proceso.com.mx/img/portadas/g/1738-g.jpg
http://www.proceso.com.mx

https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/bici2.jpg


BLOG http://comoleerenbicicleta.
wordpress.com/


https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/2audio.jpg

Audio http://www.goear.com/
userinfo.php?u=Ciencia

 

https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/youtube.jpg
Video
http://www.youtube.com/user/
artecienciaycultura

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/tw.jpg

BLOG http://twitter.com/comoleerenbici

 

 

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/gifs01/escuchando.gif

((( LOS VAN VAN )))

 •Tu No Colabores Si No Es Contigo
Ese es Mi Problema
Timba-pop

((( BETSY PECANINS )))
Por un amor
You
shook me

La tequilera

((( CARMEN LEÑERO )))
Sara
La noche de todos los viernes

((( ALEX BUENO
)))
 •JARDIN PROHIBIDO


~RESPETAMOS TU PRIVACIDAD~

 Si el contenido de este
 mensaje no es de tu interés,
 lamentamos que te haya
 llegado: mil disculpas. Para NO volver a
 recibir esta información,
 escribe por favor a:
 artecienciaycultura@gmail.com
 
desde la dirección

 que lo recibiste e incluye
 en el asunto la palabra remuéveme

 

https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/wp.jpg

BLOG
http://artecienciaycultura.

wordpress.com


https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/diapositivas.jpg

 Diapositivas http://xurl.es/ktbfy

 https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/img02/galeonportada.jpg

Web http://www.galeon.com/
comoleerenbicicleta



https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/bicicleta/3logo_sme.jpg
http://www.sme1914.org/

 
https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenvicicleta/img01/atenco4.jpg

http://www.atencolibertady
justicia.com

 

 

h

Escribe un comentario

Required fields are marked *
*
*

A %d blogueros les gusta esto: