9_{Prof. Jesús Pacheco Martínez y Profra. Irma Clemencia Lara Martínez ~Dr. José Narro Robles}


Del personal académico de asignatura en el CCH

Carta abierta al Dr. José Narro Robles
Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Desde hace tiempo, diferentes voces individuales y colectivas, han venido planteando la problemática de los profesores y profesoras de asignatura del Colegio de Ciencias y Humanidades,  sin que haya habido hasta ahora, respuestas concretas a las demandas que se han hecho, aunque para nadie es desconocida, la situación crítica que padece el sector académico que atiende alrededor del 70 % de la docencia en el Colegio.

De acuerdo con los datos de la propia institución se dice: “El 73% de los docentes del Colegio tienen la categoría de profesores de asignatura (….) y el (personal) de carrera (es del) 27 %” (Caracterización de la planta docente. Cuadernillo No 4, Dirección General del CCH, noviembre de 2009). Este dato contrastante entre el personal académico de carrera y de asignatura y en una institución que atiende a más de 60 mil estudiantes, debiera estimular no tan sólo la reflexión de las autoridades, sino incluso la implementación de medidas que permitieran invertir esta situación y así poder contar con una planta docente que en su gran mayoría fuesen de carrera y no de asignatura.

En el propio Cuadernillo citado se señala: “Este dato permite ver la necesidad de que la institución genere mejores condiciones garantizando su permanencia en el Colegio a través de promociones que les permitan mejorar su nivel y situación laboral, al favorecer su sólido arraigo institucional.

En la Universidad, la figura de profesor de asignatura implica la inversión de la mayor parte del tiempo laboral de un profesionista en su campo de especialidad y una contribución importante a la formación de los alumnos aportando su experiencia profesional. El bachillerato universitario, particularmente el CCH, no requiere una formación profesionalizante por lo que la docencia debe sostenerse en la figura de profesor de carrera….Por lo anterior, es deseable que la proporción de profesores de carrera fuera mayoritaria frente a los profesores de asignatura”.

La problemática es más grave de lo que aparenta ser. Un alto porcentaje de profesores (as)  de asignatura es interino y lo será ininterrumpidamente, si no se modifican las condiciones que lo propician. De igual forma, un elevado número de profesores (as) son de asignatura A y otro porcentaje importante, no se encuentra titulado y por consecuencia se ve sometido a una mayor discriminación de ingreso, al no percibir los estímulos de asignatura.

De un total de 3028 miembros del personal académico del CCH, 2,207 (72. 84 %) son de asignatura y 821 (27. 16 %) son de carrera.

“Actualmente el 18.51% de los profesores son de asignatura B y el 54.32% de asignatura A (…) Un asunto pendiente es el 11% de los profesores de reciente ingreso (en su mayor parte) que aún no ha obtenido el título de licenciatura, por lo que es necesario para el Colegio y para el mismo profesor que se promuevan acciones que lo motiven a titularse. Resolver tal situación, permitiría a los nuevos profesores integrarse de manera firme en su proceso de formación y la carrera académica”; es decir, que 18 profesores (as) son estudiantes de licenciatura y 318 son pasantes de licenciatura.  (Cuadernillo No. 4).

El 70. 7 % del personal académico, es decir, 2,220 académicos, tienen licenciatura; 36 académicos son estudiantes de maestría, 134 son pasantes de maestría y 274 tienen maestría.  7 académicos son estudiantes de doctorado, 19 académicos son pasantes de doctorado y 37 académicos tienen doctorado. (Fuente: Sistema de Personal Académico del CCH, spac-e, Cuadernillo No. 4)

El 27. 16 % del personal del CCH, es personal de carrera, dividido en las siguientes categorías: 17 académicos son Asociados A; 249 académicos son Asociados B y 213 académicos son Asociados C.

192 académicos son Titular A; 93 académicos son Titular B y 57 académicos son Titular C; en total, 821.

Las alternativas que debieran de tomarse por la institución en forma inmediata son entre otras:  que a los 326 académicos, pasantes o estudiantes de licenciatura, se les incorpore al Programa de Estímulos de Profesores de Asignatura, tomando como base la Fracción VII del Artículo 123 constitucional que dice: Para trabajo igual debe corresponder salario igual. Y nadie podría afirmar que el trabajo en el aula del académico pasante es de inferior calidad al titulado, sea de asignatura o de carrera.

Los estímulos para el personal de asignatura debieran de integrarse al salario tabulado, superando ese mecanismo neoliberal de estímulos a la productividad, que ha propiciado el congelamiento de los salarios y de los propios estímulos.

Otro problema que enfrentan los profesores de asignatura, particularmente los interinos y los no titulados, es la disparidad en el horario de los grupos que atienden, a tal grado, que se pueden pasar una gran parte del día para cubrir la docencia, sin tener un horario más concentrado ya sea en el turno matutino o en el turno vespertino, lo que acarrea a la larga, un desgaste físico y mental y un malestar que quiérase o no, redunda en el trabajo académico.

Es necesario que se realice en lo inmediato, un programa de titulación para los profesores que están en la condición de pasantes, pues ello estimulará un mayor compromiso de trabajo académico con nuestra institución.

En ese mismo sentido, un grupo de profesores y profesoras, del CCH, han firmado un documento que se le entregó al Maestro Rito Terán Olguín, Director General Del Colegio, del cual extractamos los siguientes aspectos:

“En años recientes, los profesores de asignatura enfrentamos una situación cada vez más difícil dentro de la UNAM, derivada de una falta de alternativas que nos permitan esperar una recuperación del poder adquisitivo de nuestro salario así como la mejora de nuestras condiciones de trabajo”.

“Destacan en primer lugar las diferencias salariales entre las diversas instituciones de nivel medio superior de carácter público (…) podemos detectar que el tabulador salarial de los profesores de asignatura del CCH, se ha quedado rezagado y se está convirtiendo en uno de los más bajos”.

“El incrementar el ingreso de los profesores de asignatura y el mejorar sus condiciones de trabajo sin duda redundará en el aumento de una mejor calidad de la enseñanza”.

El documento citado concluye con un Pliego Petitorio:

“Aumento salarial de emergencia.

Apertura de plazas de carrera suficientes mediante concursos de oposición abiertos y no mediante procedimientos discrecionales.

Estabilidad laboral y  definitividad  (en el máximo de horas clase) a los profesores de asignatura en los términos de la Ley Federal del Trabajo.

Cumplimiento de los acuerdos del Congreso Universitario de 1990 y del Claustro en el punto de creación de Plazas de Medio Tiempo.

Incremento de los estímulos PEPASIG, cuyo monto se ha mantenido congelado desde hace más de nueve años.

Pago de Prima Especial por Trabajo Excesivo a los profesores que atienden grupos con 40 o más alumnos.

Integración al salario de los distintos modos presupuestales como lo son: REC ACADASI, APOYO SUP. ACAD., entre otros”.

Señor Rector: el hacerle llegar esta Carta abierta, es con la finalidad de que conozca las demandas justas de los profesores de asignatura, y se busquen alternativas de solución a la problemática planteada a la Dirección General del CCH, documento  del cual, anexamos una copia, así como de los planteamientos complementarios que hemos hecho en esta misiva.

A t e n ta m e n t e
México, D. F., a 25 de noviembre de 2009.

Prof. Jesús Pacheco Martínez y Profra. Irma Clemencia Lara Martínez.

Escribe un comentario

Required fields are marked *
*
*

A %d blogueros les gusta esto: